“Proyectamos invertir unos 4 millones de dólares en proyectos greenfield en el 2017”

“Proyectamos invertir unos 4 millones de dólares en proyectos greenfield en el 2017”
Afirmó Isac Burstein, vicepresidente de Exploraciones y Desarrollo de Negocios de Hochschild, empresa minera que participará en proEXPLO 2017.
Para Isac Burstein resulta retador realizar exploraciones en el Perú porque los yacimientos son más ocultos y es más difícil encontrar acceso a la tierra. “Es un área de oportunidad de mejora como país pues es la mayor limitante al desarrollo de nuestros recursos naturales”, señala.
En la siguiente entrevista el especialista nos da un panorama de las inversiones en exploraciones en el mundo y las proyecciones de Hochschild para el siguiente año. Asimismo, nos habla sobre su participación en proEXPLO 2017, evento organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), que se realizará en el Sheraton Lima Hotel & Convention Center, entre el 8 y 10 de mayo de 2017.
¿Cuánto se viene invirtiendo en exploraciones mineras en el mundo?
Estamos hablando de alrededor de unos 7 mil millones de dólares en exploración, esto incluye todos los metales no ferrosos, desde proyectos avanzados, proyectos iniciales y minas en producción. Esto porque en las minas se debe volver a explorar para reemplazar el mineral extraído.
Hoy en día las cifras son más bajas que en años anteriores. En el 2016 en el mundo se gastó un 10% menos de lo que se gastó en el 2009, a pesar de que los precios no fueron tan desastrosos.
¿A qué se debe esta reducción en las inversiones en exploración?
Es porque actualmente la industria minera tiene menos márgenes de ganancia. En la época de los buenos precios de los metales la empresas incurrieron en mucha deuda entonces ahora las compañías están manejando sus gastos de manera más cuidadosa.
Otro tema que es interesante apuntar es que mientras en el periodo 2008 – 2012 existían alrededor de 2500 compañías activas explorando, hoy solo hay unas 1600 activas, o sea cerca de 1000 compañías no consiguen plata para seguir explorando y esas mayormente son las mineras juniors.
Según el Ministerio de Energía y Minas (Minem) solo el 10% de las 200 mineras juniors registradas en nuestro país están activas.
Exacto y esto es por falta de dinero para continuar sus exploraciones y de permisos, principalmente.
¿Y estos 7 mil millones dólares en qué tipos de inversiones se destinan?
De este monto las tres cuartas partes se gastan en proyectos avanzados y en minas, y alrededor de 2 mil millones se gasta en proyectos greenfield.
¿Qué países son los que más vienen invirtiendo en exploraciones?
Entre Canadá (1000M), Estados Unidos (500M) y Australia (900M) concentran el 34% de inversión en exploración en el mundo. En el caso de Latinoamérica estamos hablando de un 28% (2000M).
¿Y en el caso peruano cómo vamos?
El Perú aproximadamente representa un 6% del gasto global, porcentaje similar al de Chile y México. Pero de todas maneras se gasta más en Estados Unidos, que no es un país tan minero como nosotros, o en Canadá donde se gasta más del doble y sin producir tanto metal como el Perú.
¿Cómo impulsar las inversiones en exploraciones en nuestro país?
Creo que mientras haya problemas comunitarios o de acceso al terreno no se va a revertir esta tendencia a la baja en inversiones, porque no se trata solo de un tema de conflictos sociales sino también de sacar permisos de exploración y que se respeten los contratos establecidos.
La única razón por la que no han caído más las inversiones es porque contamos con minas en operación y se viene explorando en las mismas, pero no se están buscando nuevos yacimientos. Con reglas tributarias y permisos nebulosos estamos espantando las inversiones.
¿En otros países no ocurre la misma situación?
En Chile si alguien no quiere que entres a su tierra te mete un juicio, aquí te tiran una piedra. Creo que debemos ir creando el ambiente cultural para que la gente confíe en los poderes del Estado y si no les gusta que vayan por el tema legal. Este tema viene de muchos años atrás.
Si uno no explora, los recursos de las minas se van a acabar y no habrá exportaciones ni crecimiento económico. Es importante remarcar que desde que uno descubre un nuevo yacimiento hasta que entra en operación pueden pasar unos 15 o 20 años.
Este año fue bueno para Hochschild porque aumentaron su producción. ¿Qué expectativas para el 2017 en exploraciones?
En nuestro caso mantenemos a nuestro personal explorando, pero obviamente no a los ritmos de años anteriores. El 2017 tenemos planeado explorar bastante en nuestras minas para aumentar la vida de mina. En nuevos proyectos estamos buscando nuevos yacimientos lo cual habíamos parado en los años anteriores debido a la coyuntura de precios. Lo que proyectamos como compañía es mantener la base o crecer un poco en producción y continuar nuestros esfuerzos para mantener un perfil de costos competitivo.
¿Y en el caso de Ares, Arcata y Pallancata?
Si hablamos de nuestra capacidad de planta, Ares lo tenemos parado entonces tenemos que explorar necesariamente, también tenemos espacio en Arcata y en Selene, que es la planta en donde se procesa el mineral de Pallancata, tenemos 30% disponible. Entonces obviamente tenemos que impulsar nuestras exploraciones.
¿Cuál es la situación de Crespo y Azuca?
Son proyectos atractivos pero hemos decidido concentrarnos en ubicar nuevos recursos y explorar para entender un poco mejor su potencial.
Este año también anunciaron que retomarían las exploraciones greenfield.
Claro estamos explorando, poniendo nueva propiedad y haciendo varias cosas. Teníamos planeado explorar dos proyectos, no quisiera adelantar nombres, pero el tema de los permisos nos demora las actividades.
¿Cuánto piensan invertir en sus proyectos greenfield en el 2017?
Proyectamos invertir unos 4 millones de dólares, en realidad no es un súper presupuesto, pero te permite avanzar.
¿Cuáles son las expectativas de Hochschild sobre su participación en proEXPLO 2017?
Vamos a tener un par de presentaciones muy interesantes y esperamos que sea un foro para que el país tome conciencia de que si no empezamos a explorar no habrá minas de acá a 5 o 10 años y ello afectará nuestra economía.
Fuente: Prensa IIMP
hochild

La inversión privada crecerá aproximadamente 2% durante el año 2017

Según Juan Mendoza, director de la Maestría en Economía de la Escuela de Postgrado de la Universidad del Pacífico, la inversión privada crecerá aproximadamente 2% en 2017, principalmente porque está sujeta al valor de las exportaciones, en particular cuando mejoran los precios de los metales.
“Tras la elección de (Donald) Trump, el precio del cobre se incrementó 20% debido al impulso que podría recibir el gasto en infraestructura en Estados Unidos. Sin embargo, aún queda por ver si el aumento en el precio del cobre será sostenido, pues la mayoría de las proyecciones, por ejemplo, las del Fondo Monetario Internacional, sugieren que los precios de los metales estarán constantes en 2017. Con precios de los metales constantes, no hay razón para esperar una recuperación de la inversión privada”, comentó a Correo.
Segunda razón
Agregó que la inversión privada crece cuando la economía se expande con rapidez. Es decir, “las empresas invierten más cuando perciben que la demanda crece rápido. Se espera que en 2017 el crecimiento ronde el 4%”. Sin embargo, continuó, la mitad de ese crecimiento será por el inicio de operaciones de grandes minas, como Las Bambas, y la ampliación de Cerro Verde.
“Si se quita el aporte de la minería, el resto de la economía está creciendo 2%. Y el problema es que no hay nuevas grandes minas más allá de 2017. Entonces, como la demanda agregada destinada al mercado interno solo crece 2%, la inversión privada no tendría un impulso importante al alza”, agregó.
Inversión pública
Una tercera razón por la que la inversión privada crecerá cerca de 2% en 2017 es que aquella parte que está vinculada con la construcción depende de la evolución de la inversión pública.
“Dudo que la inversión pública pueda crecer mucho en 2017 porque estamos en déficit fiscal (más gasto que ingresos). Pero, aun así, si el Gobierno baja el IGV, será harto complicado que la inversión pública no caiga. Entonces, tampoco espero que la inversión pública dinamice la inversión privada”, explicó.
Agregó que sería ideal que la inversión pública deje de caer. “Reducir la inversión pública en momentos en que la economía se desacelera es la peor política económica. Ahora bien, el problema es que estamos en déficit fiscal cercano al 3% del PBI y el Gobierno se ha planteado como meta reducirlo a 2.5% en 2017. Entonces, si se quiere bajar el déficit, no puede crecer mucho ni el gasto corriente ni la inversión pública. Lo que sería un grave error sería reducir el IGV, pues entonces sería casi imposible que no cayera la inversión pública”, precisó.

 

Adex proyecta crecimiento de exportaciones en 2017 a US$ 38,647 millones

El valor de las exportaciones peruanas aumentarían a 38,647 millones de dólares en 2017, un incremento del 10 % respecto al 2016, debido al mejor desempeño de los minerales, y las agroexportaciones estimó la Asociación de Exportadores (Adex).
“La innovación para mejorar la productividad y para diversificar las exportaciones es un punto central en la agenda exportadora del 2017”, subrayó el titular de Adex, Juan Varilias Vásquez.
Asimismo, indicó que la eliminación de trabas burocráticas y legales es otra tarea en la que el gremio exportador espera se avance de manera sustancia, por cuanto “el Ejecutivo dio señales de querer trabajar seriamente en este problema”
Refirió que no obstante la proyección de crecimiento de las exportaciones peruanas para 2017 (35,248 millones de dólares), esta buena perspectiva no alcanza a superar los 46,225 millones de dólares registrado en 2012, pero sí superaría a los 33,689 millones de dólares de 2015.
Fortalecimiento de agroexportaciones
Varilias también resaltó la importancia de fortalecer las agroexportaciones, reestructurar y recuperar las exportaciones manufactureras y superar las trabas estructurales que no permiten aprovechar adecuadamente nuestra riqueza biológica, acuicultura, la minería no metálica y los recursos forestales.
“También hay que pensar en nuevas estrategias de promoción de las exportaciones adecuándonos a las nuevas condiciones de los mercados”, subrayó.
Pero, sobre todo, señaló, se debe mirar las nuevas estrategias que ofrece la Alianza del Pacífico con su esquema de integración profunda y las nuevas vías de comercio con la China a través de su enfoque basado en la cooperación productiva y su plan de desarrollo de infraestructura.
De otro lado, dijo que el crecimiento proyectado de 10 % para 2017, está aun debajo del 15 % anual necesario para alcanzar la meta del Ejecutivo de duplicar las exportaciones al 2021, y el sector exportador manufacturero enfrenta una situación delicada.
Cifras
Según Adex, las exportaciones tradicionales en 2017 crecerían 11.1 % y las no tradicionales 6.3 %.
Los subsectores con mejor desenvolvimiento serían el agro tradicional (17 % de incremento), que se recupera muy lentamente de la roya que lo afectó seriamente en los últimos años, seguido de la minería (12 %).
“Por su parte, los envíos no tradicionales, con 11,401 millones de dólares, también entraría en fase de recuperación, con un crecimiento de 6.3 % gracias a un mejor comportamiento del agro y, a que, la industria también tocará fondo y empezará a crecer gracias a que subsectores como las confecciones y metalmecánica están trabajando nuevos mercados y productos”, agregó.
Según las estimaciones de la gerencia de estudios económicos de ADEX, la agroindustria crecería 14 %, seguido del químico (3.7 %), confecciones (3.2 %), y la sidero metalurgia (2.1 %), varios (2 %) y minería no metálica (1.5).
2016
Adex estimó que este año se concluiría con despachos por 35,248 millones de dólares (crecimiento 4.6 %), los tradicionales sumarían 24,524 millones de dólares (7.7 %) y las no tradicionales con 10,723 millones de dólares (-1.7 %), debido a las dificultades con las exportaciones manufactureras.
Solo las agroexportaciones cerrarían en positivo (7.2 %), pero con un crecimiento inferior al histórico.
“Cerramos el 2016, un año dominado por factores políticos propios de un cambio de gobierno que, en principio, debieron afirmar las expectativas de mejora que tenían los agentes económicos”, dijo Varilias.
Sin embargo, dijo, que en el balance se observa una combinación de hechos positivos y negativos como el consenso para otorgar facultades legislativas al Ejecutivo y la aprobación del presupuesto.